Criticar

// // Leave a Comment
Toda la vida había oído que el cotilleo y la crítica eran deporte nacional y, mira por donde, la televisión ha sabido recoger ambas. El cotilleo desde hace más tiempo, con el famoso Tómbola y derivados, pero ahora también la crítica, muchas veces sin fundamento, ocupa el prime time. Risto Megide supo copiar figuras de la televisión de Estados Unidos y aplicar sus conocimientos publicitarios para hacerse famosillo en el Tú sí que vales; de hecho, le salió estupendamente, porque hoy en día hay como un grupo de fans bastante afín que lo consideran una especie de gurú de la comunicación.  Pero, la cosa no quedó ahí: ahora raro es el programa que no tiene a su Risto Mejide. De hecho, hay programas basados en esa figura, como Pesadilla en la cocina. Por si no estáis al tanto, es un programa que tiene una finalidad en principio, positiva, que es ir a restaurantes y bares donde el negocio no va muy bien y decirles qué hacer para que funcione mejor. El problema, es el método: la crítica absoluta y sin formas, las prácticas favoritas son gritar y conseguir hacer llorar a los dueños de los restaurantes. ¿Por qué nos gusta tanto que se critique? ¿Es por lo del deporte nacional? Quién sabe…


0 comentarios:

Publicar un comentario